Inmigración y policía canaria

Como todos sabemos, no hay cosa mejor para frenar la inmigración en Canarias que tener una policía autonómica. Es algo que se demuestra fácilmente del hecho de que las comunidades que tienen una policía autonómica, como Cataluña, apenas tienen inmigración, ¡qué va! Y las deficiencias en materia de seguridad, como el número de efectivos, serían rápidamente solventadas creando otra policía, esta vez canaria. Debe pensar el señor José Torres, dirigente de Coalición Canaria, no sólo que “la policía es tonta” sino que los canarios vamos todos detrás. Además, el que se sume al presidente Rivero, en la utilización de las trágicas muertes de diez personas en su intento de llegar a nuestras costas, como ariete con que golpear al PSC en la comedia pre-electoral es ya de tener poca vergüenza.

Relacionar inmigración con seguridad como hace José Torres, en la mejor tradición del Partido Popular, es una absoluta irresponsabilidad que un dirigente político no se puede permitir. Son los mismos datos del Ministerio de Interior y los sindicatos policiales los que insistentemente demuestran que en el 75 por ciento de los casos, los inmigrantes involucrados en algún tipo de delitos lo están como denunciantes, fruto de las innumerables tropelías que contra ellos se cometen en esta sociedad nuestra. Nadie ha podido probar un aumento de la inseguridad ciudadana derivada del nuevo fenómeno migratorio. Sin idealizar a los inmigrantes, no los estigmaticemos. Demostraría mejor tino el señor Torres si hiciera caso de las recomendaciones del Foro Canario para la Inmigración que cuestionan la utilidad del Frontex o aportan medidas concretas para la mejora del S.I.V.E. En fin, contribuyendo a solucionar los problemas y no a agrandarlos, cómo se supone que debe hacer cualquier político.

Objetivos muy legítimos tales como aspirar a que sea un cuerpo estrictamente canario el que vigile nuestras costas, pueblos y ciudades no deben caer en el griterío electorero que se avecina y, mucho menos, deben presentarse como la salvación ante una supuesta terrible amenaza que en forma de los hambrientos y desheredados del mundo se aparece ante nosotros. Pongamos un poquito de cordura en todo esto: cuando hablemos de seguridad, tengamos un debate serio sobre los problemas concretos de seguridad en las islas, posibles soluciones a los mismos (que la mayoría de las veces no pasan por las conductas represivas), de la aspiración a cuidar de nosotros solitos, sin tutelas de nadie,…; cuando hablemos de inmigración, hablemos de atención, acogida, solidaridad, integración, asistencia jurídica, derecho de asilo, control responsable de las fronteras, etc. Y, sobre todo, no permitamos que personas como el señor José Torres nos dirijan el debate. Corremos el riesgo de que nos comparen.

Anuncios

~ por Josemi en Miércoles 12 septiembre 07.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: