255 millones de euros

En esta cantidad cifra el consejero de Hacienda, José Manuel Soria, la partida anual con la que el Estado debiera compensar a Canarias por el déficit entre población y financiación estatal, habida cuenta del crecimiento demográfico provocado por la inmigración. Puesto que es prácticamente imposible que vaya a haber en esta legislatura una renegociación del modelo de financiación Canarias-Estado, entre otras cosas debido a la ineptitud de nuestros gobernantes, incapaces de marcar una agenda política medianamente seria si ésta no tiene que ver con los carnavales, nuestro amado gobierno opta por hacer la carta de los Reyes Magos cada año, tratando de compensar lo que es evidente: pagamos más de lo que recibimos.

Por otro lado, empieza a ser un fastidio el soniquete este de “los gastos generados por el aumento de la inmigración”. Primero, porque es algo que nadie sabe cuantificar muy bien –lo cual es la base del desencuentro de Solbes con los Consejeros de Hacienda de las autonomías y provincias de ultramar- y, en segundo lugar, porque demuestra una mirada unilateral sobre el fenómeno migratorio del tipo de “los inmigrantes sólo generan gastos y ningún beneficio”. Es una contabilidad que ha acabado por imponer la derechona ante la pasividad del resto, nosotros también. Sin embargo, esto último viene siendo contradicho reiteradamente por los fríos datos económicos, que muestran una economía pujante basada en sectores literalmente ocupados por los inmigrantes. Ningún economista en su sano juicio, por muy ideologizado que esté, niega hoy en día que la base de nuestro bienestar está precisamente en toda esa mano de obra barata que sólo trabaja, trabaja y trabaja y luego ahorra, ahorra y ahorra.

Concluyendo, somos partidarios de que mientras vivamos en esta “comunidad de vecinos” todos paguemos los recibos que vayan llegando y recibamos lo que nos corresponde. A la vez, somos conscientes de que, siendo los vecinos pobres, y aspirando como aspiramos a mudarnos a un sitio mejor, necesitamos recursos para la mudanza, la cual haremos tan pronto estemos en condiciones. Así que, por lo pronto, y para ir abriendo boca, se nos ocurren mecanismos más útiles para empezar a compensar el secular déficit de inversión del Estado: reintégrense los fondos de la Reserva de Inversiones de Canarias (R.I.C.) a una Agencia Tributaria Canaria, embrión de la futura Hacienda Canaria, con el fin de que, entre otras cosas, el gasto social por habitante no sea de los más bajos entre todas las comunidades autónomas y nuestra sanidad, directamente, la peor, como acaba de afirmar la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP). Seguiremos teniendo cuentas pendientes pero algo es algo. Aunque, bueno, quizás ahora somos nosotros los que estemos haciendo la carta a los Reyes Magos.     

Anuncios

~ por Josemi en Jueves 13 septiembre 07.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: