Las unificaciones nacionalistas.

Andan las aguas revueltas en el patio nacionalero debido a los llamamientos a la unidad y vuelta a la “casa común” lanzados por Coalición Canaria. Ante las inminentes elecciones generales del próximo marzo, saben perfectamente los coqueros que lo tienen como mínimo complicado para conseguir algo que se pueda considerar una representación real en Madrid y están nerviosos, con prisas, como reconocía el mismo Pepe Torres esta semana. Nueva Canarias, que tampoco suma lo necesario, también se une a la caza de fuerzas nacionalistas que les puedan ayudar a tener representación en las Cortes, pero quizás lleguen tarde.

Las encuestas, por ahora en forma de rumorología, no auguran una recuperación sorprendente de Coalición que pudiera darse fruto de logros políticos reseñables, los cuales no han existido. Antes bien, la plúmbea labor ejecutiva aparece aún más ensombrecida si se compara con todas las energías que emplea la CoCa en tratar de anular a López Aguilar, que juega excelentemente su papel de “rey destronado”. La torpísima ruptura de relaciones con el ministro de Trabajo y el empantanamiento en que anda la Reforma del Estatuto tampoco ayudan. Por último, Coalición lo tiene verdaderamente difícil para aparecer con un perfil diferente al de sus socios populares, lo cual en unas elecciones generales no es sino mal presagio. Y es en este escenario, que Rivero y los suyos tratan de echar el lazo a CCN, PNC de Lanzarote y PIL que, obviamente, son prácticamente los mismos a los que Román quiere echar el lazo.

No les arrendamos las ganancias a ninguno de los dos, no. Los caballos por los que apuestan no son precisamente caballos ganadores para este tipo de carreras. Pero es que no hay otros. La provincia de Las Palmas la tiene perdida Coalición, eso es un hecho. Habida cuenta de lo complejo del mapa político, nos serviremos de los datos de las pasadas elecciones autonómicas, tomados con mucha prudencia. Y daremos por hecho que PIL y CCN aceptan las propuestas en un sentido o en otro. Si se suman los votos de CC + PIL + CCN, el resultado es de unos sesenta y un mil votos. Demasiado lejos de los noventa mil que suelen ser necesarios para obtener un diputado por esta provincia. Y esto siendo generosos y olvidando deliberadamente el que las elecciones generales no son las mejores para los partidos nacionalistas, además de dar por hecho que los tres partidos repetirían resultado y no bajarían. La hipótesis de que mejoren nos parece poco probable, a decir verdad. A su favor, el que sean unas elecciones de menor participación que las del 2004, hecho probable. Sin embargo,  la escisión de Nueva Canarias es una herida profunda de la cual los coqueros no se van a recuperar. 

Suponiendo, que también es mucho suponer, que los de Román repitan y obtengan los cuarenta y seis mil votos de las pasadas autonómicas, esta combinación alcanzaría mejores resultados, además de bloquear las posibilidades de Coalición Canaria definitivamente en la provincia oriental. La suma de NC (ex CC-Gran Canaria) + PIL + CCN alcanza los setenta y cuatro mil votos. En un contexto de baja participación podría rozarse el escaño y Marino Alduán convertirse en diputado en las Cortes. En su contra, el perfil progresista ya de por sí difuso de Nueva Canarias, que quedaría aún más debilitado con semejantes compañeros de viaje, aunque es innegable que habrían dado un paso en la dirección de incrementar su implantación nacional.

Éstas son, a nuestro juicio, y muy grosso modo las claves de las intentonas de unificación nacionalista y su más que probable escaso resultado, interesadas como parecen ambas fuerzas más en que el fracaso del otro que en su propio éxito. Propaganda aparte, el invento de Coalición empieza a dar muestras de agotamiento. Nueva Canarias tiene muy poco margen de maniobra. La pelota queda ahora en la cancha del PIL  y el CCN. Dejamos a un lado las innumerables cuitas de carácter personal tipo rencillas, envidias, movimientos de sillas, sus miserias internas, etc. pues haría falta mucho más espacio. También orillamos el asunto de la upenización de facto de Canarias, las repercusiones de los resultados sobre el Ejecutivo canario,… Lo del Senado definitivamente merece un aparte. Otro día volveremos sobre todo esto. Hoy se trataba de contar que las próximas elecciones generales pintan mal para Coalición y Nueva Canarias, que se huele en el ambiente un cambio de ciclo y no necesariamente mejor que el actual.

 

Anuncios

~ por Josemi en Sábado 15 septiembre 07.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: