¿Otra R.I.C. es posible?

No es ningún secreto el carácter repudiable de la actual Reserva de Inversiones de Canarias (R.I.C.), que ha venido funcionando como unas vacaciones fiscales para los empresarios canarios, cuando en origen no era sino un mecanismo para compensar el déficit de transferencia de renta entre Canarias y España. Cuando en la metrópolis, uno comenta su sola existencia, la gente sensata no da crédito. Vista con perspectiva, la posibilidad de que dicha herramienta se convirtiera en un instrumento de política económica con cierta inspiración social y al servicio de una futura Agencia Tributaria Canaria, quedó sepultada bajo el acuerdo transversal y tácito de todas las fuerzas políticas. ¿O no?

Sólo en los textos congresuales de Nueva Canarias encontramos una propuesta de reorientación social de los fondos de la R.I.C. (seis billones de pesetas hasta el año 2006) que hasta ahora no ha tenido demasiado eco, en parte por el poco empeño que ponen en defenderla. Para ser justos, tampoco son mayoritarios las voces y sectores que han denunciado abiertamente esta jugada maestra del neoliberalismo canario. Es obvio que se echa en falta una movilización más nutrida de sectores objetivamente interesados en cambiar el actual estado de cosas, pero ése es otro asunto. Aunque sus contenidos nos susciten alguna reflexión, en este desierto, la campaña propugnada por Unidad del Pueblo constituye una honrosa excepción.

Sin embargo, llega ahora a las primeras páginas de los medios la discusión acerca del nuevo reglamento del Régimen Económico y Fiscal de Canarias, en fase de opinión pública, y se percibe un cierto tono intervencionista que nos agrada pero que resulta del todo insuficiente. Básicamente, nos referimos a la obligatoriedad de que los empresarios sean obligados a presentar un plan de inversiones al que dedicar los fondos que la Hacienda estatal no percibe, como consecuencia de  nuestra singular R.I.C. así como a la imposibilidad de que éstos sean destinados a la adquisición de nuevos terrenos a no ser que sean destinados a vivienda protegida. Para los que no lo recuerden, hay que traer aquí a colación la “libertad” con la que los empresarios canarios detraían el noventa por ciento del Impuesto de Sociedades sin ni siquiera tener que dar explicaciones de a qué iban a dedicar el dinero.

Más allá de los vericuetos para economistas y expertos, una cuestión se abre paso para las personas de izquierda nacionalista: ¿estamos por la abolición total de la R.I.C. y damos por hecho que somos incapaces como sociedad de hacernos con instrumentos fiscales propios porque éstos van a ser pervertidos indefectiblemente por el capital canario o, por el contrario, abogamos por una reorientación social de los fondos de la Reserva, impuestos no tributados ni en Canarias ni en España pero que han sido generados en nuestras islas, de tal forma que éstos sirvan para objetivos tan interesantes como la renovación de la planta turística obsoleta, la creación de nuevo empleo, la promoción de vivienda pública y otros de carácter similar,…en nuestro país? ¿Volvemos a la situación anterior en la que pagábamos más de lo que recibíamos o se pone en pie un programa alternativo que elimine la apropiación absoluta que la burguesía canaria ha hecho de los fondos de la Reserva y cree las condiciones para que éstos ayuden al mejoramiento social y medioambiental de las islas?

En esta contradicción parece moverse el artículo del periódico digital Magec[1] que a la vez que insiste en la intención de Unidad del Pueblo de “derogar” la Reserva de Inversiones, saluda los cambios propuestos como “un primer objetivo”, aunque éstos no vayan de ninguna manera en la dirección de acabar con la R.I.C., sino en la de consolidarla mejorándola. Nos parece una contradicción lógica y hasta saludable. Nadie les negará el que a día de hoy son de los pocos que hablan alto y claro en contra de los elementos perversos de la Reserva, aunque no haya elecciones canarias a la vista y contradicciones aparte. En todo caso, el debate está servido. ¿Se oirá alguna otra voz que no sea la de Solbes y  Soria? Aquí en la metrópolis no se oye otra cosa, les informo.


[1]  http://www.magec.info/noticia.php?id=1356 

Anuncios

~ por Josemi en Domingo 23 septiembre 07.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: