El Plan Ibarretxe, a pesar de Rubalcaba (2)

Por otro lado, lo de dividir a la sociedad vasca roza la perogrullada. La sociedad vasca ya está más que dividida y por eso se le pregunta la opinión, con el fin de recogerla y darle forma y categoría pública. Que nadie pueda volver a decir “a mí no me han preguntado”. Independientemente del resultado, una consulta popular y/o un referéndum se plantean cuando la sociedad está dividida en torno a un asunto y se requiere fijar una posición contando con un respaldo explícito y formal o, en caso contrario, con un rechazo igual de explícito y formal. Felipe González convocó el referéndum de la OTAN en 1986 porque no le quedó más remedio ante la enorme presión social que le recordaba su promesa electoral. La sociedad española estaba profundamente dividida ante la cuestión de si el Estado español debía integrarse en la estructura militar de la Alianza Atlántica. ¿Alguien se imagina que el referéndum no se hubiera convocado porque “dividía a la sociedad española”? Inaudito. Precisamente se convocó para que el PSOE lograra el respaldo que finalmente logró, mal que nos pese, y avalar la entrada en la estructura militar de la OTAN, que en todo lo demás ya se estaba. Ibarretxe tiene intenciones parecidas. Nos consta. Otra cosa es que le salga tan bien como a Felipe González. 

Queda el trágico asunto de la pervivencia de ETA y su aprovechamiento político de la consulta. La secta etarra, derrotada como está políticamente, vive de la esperanza de lograr algún triunfo, por mínimo que sea, que poder presentar ante su mundo y así justificar cuarenta años de desmanes. ¿En qué medida la consulta popular pudiera ser utilizada como ese triunfo que rentabilizar cuando todo lo demás está perdido? Es difícil de medir. Si imaginamos un triunfo holgado del sí al proyecto de Ibarretxe –cosa bastante difícil de imaginar, incluso en el improbable caso de que la consulta se acabe celebrando- el “mérito” sería indiscutiblemente del PNV, principal impulsor del proyecto. Es bastante probable que el cada vez más reducido mundo pro-etarra se fragmentara. ¿Qué rentabilidad daría un resultado negativo de la consulta o una victoria pírrica sobre la que ningún proyecto de cambio de lo que ahora hay pudiera construirse? Escasa. Sin embargo, con todo, si un efecto indirecto de todo este asunto es precisamente la disolución de la banda terrorista, la posible rentabilización política de la consulta se nos antoja secundaria. No nos gusta, por inmoral, pero sería secundaria. Como esos franquistas que hoy se arrogan el “éxito de la Transición”. Nadie los cree pero a ellos les gusta repetirlo. 

En fin, con argumentos como éstos, la verdad es que le vemos más problemas a no celebrar la consulta que a celebrarla.: principalmente, el de alimentar la vieja idea de que el pueblo vasco vive sometido y sin posibilidad de expresar libremente sus ansias de libertad. Desde lo que no es Euskadi, no dejamos de contemplar todo esto con una mezcla de preocupación y esperanza. La desaparición de ETA no puede sino beneficiar, además de a las sociedades vasca y española, a los nacionalismos de izquierda que, durante tanto tiempo han cargado con el sambenito de cierta complicidad y hasta connivencia con la banda y sus siniestros métodos. A la derecha y al más rancio nacionalismo español esto le venía muy bien.  

Por otra parte, comprendemos que a las gentes anti-nacionalistas el solo hecho de que se les pregunte acerca de si estarían dispuestos a que la Comunidad Autónoma Vasca formara un Estado Libre Asociado al Estado español, dejando de ser una Comunidad Autónoma, les produzca urticaria. Tendrán entonces otra excelente oportunidad para expresar nuevamente su rechazo. Sin embargo, no dejaría de constituir un sano ejercicio democrático el pronunciarse sobre tal cuestión y que por una vez, la sociedad vasca, preguntada sobre tan espinoso asunto, pudiera expresarse en las urnas. Como ya han hecho los ciudadanos de Québec dos veces, por cierto. Lo último: el insigne Paulino Rivero ya dijo que el Plan Ibarretxe era un error de prioridades. Y es que para opinar de ejercicios democráticos y de nacionalismo, que llamen a Coalición.

Anuncios

~ por Josemi en Viernes 5 octubre 07.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: