Silencio

Más allá del sonrojo que nos produce una clase política más preocupada en mirarse el ombligo y meterle el dedo en el ojo al contrario que en sacar adelante la reforma, y mejora, del Estatuto de Canarias, tierra a la que dicen representar, hay otra cosa que me llama la atención. En medio del escaso interés que parece haber despertado la discusión acerca del texto estatutario, sobresale, por ausente, el mutismo con el que las organizaciones de izquierda nacionalista más, digamos, radicales se han conducido en todo este tiempo.

¿Cómo interpretar esto? ¿Como un acuerdo con el espectáculo que estamos viviendo, gracias al cual Canarias será la única Comunidad Autónoma, uso la terminología imperial, que no verá incrementadas sus competencias? Prefiero pensar que esto no es cierto porque sería prácticamente el único tema en que coincidirían con el establishment canario, algo inaudito. Entonces, ¿como un rechazo absoluto a la misma negociación? Si esto fuera así, obliga a tener una alternativa a dicha negociación, me refiero a algo concreto, real y preferiblemente dentro de la lógica cartesiana, no al anteproyecto de Cubillo. No parece que haya ninguna alternativa de este tipo a lo que ahora tenemos o a las reformas propuestas. Y si las hay, son tan secretas, que rozan la clandestinidad, por lo que dudamos de su utilidad en la Canarias de hoy: no vale poner en circulación un panfleto anti-todo para autoconsumo interno pero sin incidencia real en la sociedad. Eso puede servir para tranquilizar a la propia parroquia por un tiempo, pero poco más. Otra hipótesis: la izquierda nacionalista se encuentra atrapada en un quiero y no puedo. “Queremos cambiar lo que hay, pero no tenemos capacidad para elaborar propuestas serias, trabar alianzas, participar como actores de un debate, influir en las discusiones,…”. Eso explicaría muchas cosas a la vez que abriría numerosos interrogantes sobre su composición, alcance, estado,… Claro que siempre cabe que, efectivamente, la izquierda nacionalista se haya dejado de piques y se hayan puesto a debatir y ponerse de acuerdo y haya por ahí un texto con propuestas, alternativas, enmiendas, críticas, añadidos, etc. y que yo, desde la metrópolis, no me haya enterado, lo cual no deja de ser normal, por otra parte.

Anuncios

~ por Josemi en Sábado 13 octubre 07.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: