Garzón y los saharauis

Garzón quiere investigar ahora a altos cargos marroquíes por su participación en el genocidio, torturas y desaparición de cientos de saharauis. Su propósito me coge de sorpresa, como supongo a la mayoría de la gente, y por supuesto no me deja indiferente. Ser canario es en parte sentir lo saharaui casi como propio, mal que les pese a las aves de rapiña autóctonas que chanchullean en Agadir y Casablanca a sabiendas del sufrimiento cotidiano de todo un pueblo.  

Desde siempre, Garzón me ha inspirado sentimientos encontrados. A estas alturas ya tengo casi asumido que probablemente será siempre así. Por un lado, me repelen sus súper sumarios contra lo que mucha prensa, fiel a Acebes y compañía, ha decidido llamar “ETA-Batasuna” y que incluyen como imputados tanto a etarras como a jóvenes implicados en la “kale borroka”, militantes del independentismo vasco, miembros del Consejo de Redacción de Egunkaria, etc., siguiendo esa profunda filosofía según lo cual es lo mismo pegar un tiro en la nuca a un adversario político como participar en el consejo de una revista en euskera, comprar el Gara, etc. Todo igual, por lo visto. Y al final, lo que acaba siendo un delito a ojos de la opinión pública es ser independentista. Por no hablar del humo en que sus súper sumarios suelen acabar. 

Sin embargo, no puedo olvidarme de aquel momento en que en un bar de La Laguna vi con asombro en la tele la alegría de los chilenos exiliados en Londres al saber que el dictador Pinochet iba a ser por fin juzgado. Después la cosa salió como salió pero aquél fue el comienzo del fin para la impunidad de tantos sátrapas. Fue Garzón quien dio el pistoletazo de salida. Si ahora es el momento para los militares y políticos marroquíes, no seré yo quien lo cuestione acusándolo de “juez estrella”. Al contrario, ya era hora de que éstos tengan su parte de justicia globalizada y, desde este rinconcito virtual en el que me he parapetado a la espera de mejores tiempos, me permito darle un consejo a Garzón, aunque no creo que tenga arrestos para seguirlo: que investigue también a tanto alto cargo de la época que hizo negocios con Explosivos Río Tinto para vender armamento a Marruecos durante los años de plomo contra los saharauis. Claro que entonces serán otros los que dirán que no es lo mismo vender armas que usarlas.

Anuncios

~ por Josemi en Martes 30 octubre 07.

2 comentarios to “Garzón y los saharauis”

  1. Más claro el agua. Es humano y tiene sus miserias y aciertos; pero de fondo, la politización de la justicia es un tema espinoso.

    Además, si se remonta lo suficiente, encontrará más de lo que busca y, con un poco de suerte, no sólo tiemblan mandos militares marroquíes sino también de un poco más al norte.

    Saludos

  2. meparece mui bien que grzon investige pero que sede prisa porque cada minunto que pase estan maltratando y lo peor que estan matndo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: