La izquierda aristócrata

Sucedió este verano. Me encontraba en casa de unos conocidos en un pueblo costero al norte de Barcelona pasando un agradabilísimo día de comida, bebida y baños. En la sobremesa el tema de conversación derivó hacia la política, como suele ocurrir. Hablando de los avatares de la política catalana, uno de los contertulios dijo: “Estamos gobernados por cuatro payeses de Reus. Y el Carod Rovira es el peor, que va de republicano y cuando se queda en Barcelona se aloja en el Hotel Rey Juan Carlos”.  

El comentario me hizo sentir incómodo pero por seguir las reglas más elementales del comportamiento en este tipo de situaciones opté por callarme. Sin embargo, tal vez debería haber dicho lo que pensaba. Suponiendo que sea verdad, ¿qué hay de malo en que unos payeses hayan sido elegidos para desempeñar tareas de gobierno? ¿O es que en nuestra mentalidad de nuevos ricos, hijos de obreros casi analfabetos que gracias al sacrificio de nuestros padres pudimos ir a la universidad, despreciamos a aquéllos menos afortunados?  ¿Es que el gobierno debe ser el coto privado de algunos urbanitas coleccionistas de doctorados? 

Bastante de eso tenemos en Canarias. Supongo que recordarán las críticas que Soria hacía a Carmelo Ramírez, de quien lo mínimo que decía era “ignorante y amigo de terroristas”. Latía debajo de afirmaciones de ese tenor ese mismo halo de superioridad, de quien se cree que el poder le pertenece por cuna y abolengo, y no soporta que su principal enemigo político durante mucho tiempo fuera un aparcero. Mucha izquierda no escapa a ese mismo “mal de alturas” que padecen quienes se creen llamados a un destino brillante desde el que guiar a los pobres ignorantes que por lo visto sólo valen para llenar los mítines, pegar los carteles y traer votos a puñados. Tras una retórica frecuentemente marxista, malamente disimulan la reproducción de la división intelectual del trabajo en la que apoyan su bienestar. Y es que esa izquierda aristócrata, de gustos sibaritas y selectos ambientes, podrá alzar la voz contra las injusticias pero jamás las derrotará. Sería como derrotarse a ellos mismos.

Anuncios

~ por Josemi en Martes 30 octubre 07.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: