A propósito del gas

Hacía tiempo que quería escribir sobre el controvertido tema del gas en Canarias. Las novedades acerca del Puerto Industrial de Granadilla y la declaración del Cabildo de Gran Canaria a favor de la tecnología off-shore para evitar la ampliación del muelle de Arinaga me dan pie a ello. 

Mientras en Tenerife parece que las opciones van siendo pocas y sólo queda jugar la carta de lograr una macromanifestación el próximo 24 de noviembre que pueda servir de factor de presión a escasos meses de las elecciones, el panorama en Gran Canaria es bastante distinto. No precisamente porque haya un debate serio sobre la conveniencia de añadir a los combustibles fósiles ya contaminantes el gas no licuado, también contaminante aunque menos, que de eso los políticos ni saben ni quieren ocuparse, sino porque al menos parece bastante probable que los grancanarios no van a tener que padecer otro megaproyecto más.  

Román Rodríguez, líder insular (y nacional) de Nueva Canarias, y en su calidad de Consejero de Infraestructuras del Cabildo de Gran Canaria, ha dado un sí tímido al gas y a las energías renovables y a la planta off-shore y a casi todo, como hace todo político que sabe que pisa arenas movedizas y no controla especialmente de lo que está hablando, hecho éste más común de lo que nos gustaría. Buena parte de este éxito – el de que no se vaya a ampliar el muelle de Arinaga, no la entrada del gas- tiene que ver con la labor de presión de Ben Magec, primero convenciendo a la gente de la Mancomunidad del Sureste y luego ganando la opinión pública con sensatez y razonamientos serios.  Sin embargo, al final, además de ante otra oportunidad más perdida para tener un debate serio sobre un modelo energético sostenible y autocentrado para Canarias estamos, como el lector seguramente ya sabe, ante otra batallita más por el control del poder político en las islas. Y desde luego, una mala noticia para las expectativas de la antigua GASCAN, controlada por José Carlos Mauricio, exconsejero de Hacienda, y para el actual último hombre de Coalición en Gran Canaria, Jorge Rodríguez, consejero actual que es de Empleo, Industria y Comercio, que, desesperado, hasta ha llegado a pedir que el Cabildo de Gran Canaria renuncie a las competencias que le asisten en cuanto a la ubicación de la dichosa regasificadora. Que debe ser algo así como cuando piden algunos fachas que se suspenda la autonomía en el País Vasco. 

Para terminar, otro aspecto del asunto me parece especialmente interesante: ¿qué dirán los dirigentes del PSC “autonómico” y tinerfeño para justificar por qué en Gran Canaria se ahorran el megapuerto y en Tenerife lo apoyan? Me entero de que la gente de Sí Se Puede les hace una pregunta parecida y es que por muy fragmentada que sea nuestra opinión pública y por escasa que sea la voluntad vertebradora de la opinión publicada en Canarias, muy difícil lo van a tener para ocultar el hecho de que el PSC ve, una vez más, la paja en el ojo ajeno y no ve la viga en el propio. O lo que es lo mismo, que el PSC no puede dar demasiadas lecciones de honestidad política, mientras elementos como González Cejas sigan con esa cara tan dura y esa sonrisa tan insultante riéndose de todos nosotros.  

P.S: Un artículo algo antiguo pero interesante del portavoz de Ben Magec, Antonio Hernández acerca del negocio energético en Canarias, aquí.

Anuncios

~ por Josemi en Viernes 9 noviembre 07.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: