Granadilla a oscuras

Dedico los cinco minutos de apagón a reflexionar con un amigo sobre la peculiar situación creada en Granadilla. Si tuviera que explicarle a alguien cómo se ha llegado al estado actual de cosas, no sabría por donde empezar, pero desde luego no me bastarían cinco minutos a oscuras.  

Le cuento que en Granadilla ha gobernado tradicionalmente el PSOE, que lejos de representar una fuerza moderada progresista con la que alguno, en un descuido, pudiera hasta simpatizar, no es sino la prueba más palpable de que el caciquismo y la corruptela en Canarias no son patrimonio exclusivo de unas determinadas siglas sino que, antes bien, atraviesan a muchos partidos políticos, así como sindicatos, ONGs, etc. y forman parte de nuestra miseria pública cotidiana, de gran parte de nuestra vida colectiva. Este partido, así como el Partido Popular y Coalición Canaria, con la excepción de su Comité Local de Granadilla, han venido apoyando la creación de una megainfraestructura a todas luces innecesaria, en forma de puerto industrial, con el fin de que los buques gaseros que han de introducir otra forma de energía en las islas, como es el gas natural licuado, también contaminante y fomentador de la dependencia energética del archipiélago, puedan atracar. Básicamente, esta infraestructura es innecesaria porque, dando por hecha la introducción del gas,  gracias a las instalaciones off-shore, se podría tener una regasificadora en alta mar y los barcos no necesitarían fondear en ningún puerto industrial, respetando así las costas de Granadilla y sus valiosos sebadales. En Gran Canaria, en toda la Mancomunidad del Sureste se han pronunciado reiteradamente a favor de este tipo de instalaciones y el Cabildo de Gran Canaria lo ha acabado asumiendo como emplazamiento definitivo por lo que se aleja momentáneamente la posibilidad del emplazamiento costero ya en Arinaga ya en Juan Grande. Es de destacar que la Mancomunidad en todo momento se interesó por ganar el debate social en la calle, sabiendo rodearse de asesores del movimiento ecologista, abogados cualificados, poniendo en marcha iniciativas en forma de jornadas de reflexión y poniendo así encima de la mesa alternativas que oponer al negociete de GASCAN. Un proceso así no ha existido en Tenerife y ésta es en mi opinión la clave del distinto desarrollo de ambas experiencias. 

Es fácil imaginar el interés económico de muchísimos sectores empresariales tinerfeños en una obra de estas características, un negocio en toda regla. Ahora bien, en las pasadas elecciones, el Partido Socialista pasó a la oposición en virtud del acuerdo de gobierno entre Coalición Canaria, Partido Popular y Alternativa Sí Se Puede. Uno pensaría que una de las claves del acuerdo sería la de cimentar una oposición institucional al puerto por parte del grupo de gobierno, cosa impensable de continuar el grupo socialista en el poder. Sin embargo, por razones que el intelecto humano no alcanza a entender, el mío al menos, parece ser que justo este tema quedó fuera del pacto y hete aquí que en pasadas fechas el Partido Popular y el Partido Socialista aprobaron públicamente, con la oposición de Coalición Canaria y Alternativa Sí Se Puede, el apoyo municipal oficial al puerto, dejando en una maltrecha posición al grupo de gobierno. Para rizar aún más el rizo, ayer este mismo grupo de gobierno –Coalición, Partido Popular y Alternativa Sí Se Puede- aprobó una declaración exigiendo que la regasificadora sea ubicada también off-shore, en alta mar, y no en el futuro puerto, lo cual no deja de ser un brindis al sol puesto que hablamos de obras relacionadas, sí, pero distintas en cuanto a administración, licitación, presupuesto, adjudicación, etc. De esta forma, el Partido Popular se lava la cara dando un apoyo a la regasificadora en alta mar a sabiendas de que nada importa esa declaración a estas alturas. Coalición Canaria deja hacer a su grupo en Granadilla puesto que son expertos en jugar con dos barajas. Por último, el PSOE sigue diciendo que ni sí, ni no, ni todo lo contrario,… que están por el desarrollo sostenible y a Cejas, su cacique local en Granadilla, le da la risa. 

No sé si he mareado mucho a mi amigo y ni siquiera garantizo que lo haya entendido pero desde luego a mí me ha dejado bien claro, en medio de esta oscuridad, que mucha gente, buena voluntad aparte, ha llegado tarde y mal a todo esto de Granadilla. Esperemos que la manifestación del 24 de noviembre ayude a corregir errores y salir de estas penumbras.

Anuncios

~ por Josemi en Jueves 15 noviembre 07.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: