De Irlanda

La reciente visita de la selección de Irlanda del Norte me trajo muchas imágenes a la retina. Una primera, penosa: los indígenas ataviados con trajes típicos haciendo el pasillo a los millonarios metropolitanos. En fin, tantos siglos de colonialismo no dejan inmune a nadie, supongo. Pero hoy no quería hablarles de Canarias sino más bien de Irlanda y de imágenes más dignas. Hace ya casi tres veranos asistí en Dublín al mitin donde Gerry Adams anunciaba veladamente el abandono de la actividad armada por parte del Sinn Fein. Ocurrió justo a las puertas de lo que hoy es el edificio de Correos y anteriormente la sede de la Asamblea Nacional de Irlanda. Los que hayan visto la excelente Michael Collins recordarán aquel edificio humeante del que salían, brazos en alto, Collins y DeValera al comienzo de la película. El mítin-manifestación del que les hablo tuvo lugar un domingo especialmente festivo en Dublín pues se celebraba la final All-Ireland  de hurling. El anuncio oficial se haría al día siguiente en una rueda de prensa pero ya se notaba en el ambiente que había más motivos de fiesta que la celebración deportiva. Tal pronunciamiento sólo podía ser calificado de histórico y tendría la ventaja no sólo de iniciar una nueva etapa de entendimiento y resolución pacífica de los conflictos, sino de desarmar de “razones” y de armas, de paso, al bando unionista, ya sin coartadas. Hoy, Irlanda del Norte comparte muchísimas cosas con el Estado Libre; la convivencia es infinitamente mejor a la que pude conocer en Belfast y no existen fronteras de hecho en toda la isla, más allá de la pervivencia de la libra esterlina y la exteriorización de algunos símbolos británicos. El tiempo y una política cargada de sentido común traerá seguramente más soluciones a lo que parecía uno de los problemas irresolubles de nuestra época. Esperemos que otros conflictos parecidos en distintos lugares del mundo conozcan finales similares que, no son perfectos, pero son mejor que lo que había.  

P.S: Una excelente novela ambientada en la Irlanda del Norte de los años de las negociaciones es Eureka Street, de Robert Mcliam Wilson.

Anuncios

~ por Josemi en Domingo 25 noviembre 07.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: