Cementerios de elefantes

Dice Arcadio Díaz Tejera, el que fuera presentado con tanto desacierto como “el Lula canario”, que no le importaría repetir como senador. Añadió que, obviamente, esta decisión “pertenece a los militantes”, que es lo que se suele decir cuando uno se postula porque si no, queda feo. ¡El Senado, ese cementerio de elefantes donde los políticos regionales van a morir! Si uno estorba en Madrid, lo mandan a Bruselas –como Mayor Oreja, Almunia, etc.-; si uno estorba en provincias, lo mandan al Senado, que total para lo que sirve, se la pasa uno sesteando lo que queda hasta la jubilación,… También en Canarias tenemos nuestra versión autóctona de estas áreas de descansos donde aparcar a los políticos normalmente tras sufrir alguna traición o asechanza de sus lealísimos compañeros. Obviamente, me refiero al Parlamento de Canarias. De Pepe Mendoza se decía en su etapa de diputado que no se levantaba ni para pedir un gin tonic. Y Elfidio Alonso, fenecido políticamente tras las protestas ganaderas, permanecía en un estado de ensoñación que, si no fuera porque lo pagamos nosotros, sería ideal para muchos elementos de la clase política. Aunque también los hay que hasta dormidos son peligrosos. 

Si han tenido oportunidad de asistir a la sede de Teobaldo Power habrán visto cómo allí sólo trabajan los ordenanzas, la Mesa, el portavoz de turno de cada grupo y a la hora de la votación un diputado, también por cada grupo, con una función harto curiosa. Consiste dicha función en indicar el sentido del voto para cada uno de los puntos del orden del día en cuestión. Los diputados no tienen la más mínima idea de qué o por qué votan sino que siguen las indicaciones digitales, muy parecidas a las de los capitanes de un equipo de voley-ball, de este diputado. Así, un dedo índice al aire equivale a un voto afirmativo, dos dedos, voto negativo y tres, abstención, por ejemplo, aunque cada grupo tiene su propio sistema. Simple, ¿no? Bueno, pues aún así siempre hay alguien que se equivoca, lo cual dice mucho del nivel de nuestra clase política. No me extraña que López Aguilar se quiera marchar a la Villa y Corte. Pensará el hombre, “tengo que hacerlo ahora que todavía soy joven y cualquier cosa antes que aguantar los ronquidos de Barragán. Ya tendré tiempo para ser diputado en el Parlamento de Canarias al final de mi carrera política.” O senador, como Arcadio, añado yo.     

Anuncios

~ por Josemi en Viernes 30 noviembre 07.

Una respuesta to “Cementerios de elefantes”

  1. Arcadio Diaz Tejera, ha sido uno de los mayores camaleones que ha abortado Canarias, de independentista se pasa a espanolista. Es capaz de vender a la madre que lo pario por un bocadillo de mortadela y un cafe con leche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: