Victimistas y caraduras

Cuando uno piensa que Canarias es una comunidad autónoma como cualquier otra dentro de esta España plural tan bonita en la que nos ha tocado vivir, corre el riesgo de equivocarse, y mucho. Corre, por ejemplo, el riesgo de repetir unas cuentas interesadas según las cuales Canarias estaría entre las diez comunidades autónomas más ricas del Estado, en función de su Producto Interior Bruto –un indicador económico bastante inocente y nada ideologizado, como todos sabemos, por el cual lo producido por los centros de El Corte Inglés en Canarias o la CEPSA, por ejemplo, se dividen equitativamente entre toda la población canaria a efectos estadísticos-. Y tirando del hilo de este informe tan aséptico del BBVA y que en nada beneficia a las tesis socialistas de que lo que hace falta no es inversión pública en Canarias sino “acento canario” en Madrid, poco menos que le debemos dinero a la “caja común”. Súmenle ustedes a todo esto el maniqueo argumento de que los nacionalistas son unos victimistas –que los hay, lo admito, casi tantos como centralistas victimistas y federalistas victimistas- y ya la tenemos montada: los canarios somos unos insolidarios nuevos ricos que vivimos de prestado gracias a la solidaridad desinteresada del Gobierno central. Ni una sola alusión a nuestra condición de archipiélago alejado, algo que por lo visto no debe influir en lo más mínimo en la economía y que es el verdadero fundamento de nuestros “derechos adquiridos”, que no son privilegios, sino una manera de sobrellevar nuestra “españolidad” hasta que se nos ocurra otra, o a la distribución desigual de la renta –marcadamente injusta en las islas-, a las debilidades propias del tejido productivo canario, excesivamente dependiente y centrado en el binomio construcción-turismo, las amenazas ambientales, la dependencia energética, el mayor coste de los productos básicos , los salarios de los más bajos del Estado, la no actualización de la inversión estatal a los incrementos poblacionales, que son reales y no imaginados, nuestras pensiones contributivas de miseria y más bajas que la media del Estado, el tercio de nuestra población que vive bajo los umbrales de la pobreza, las deficiencias estructurales de nuestro servicio de atención socio-sanitaria,… Nada, ni una alusión. Decir que Madrid tiene la culpa de todo esto y que los partidos políticos que han gobernado Canarias en la democracia –de todo color, también los autodenominados nacionalistas- no tienen nada que ver sería ser victimistas. No decir que la economía no se analiza mirando exclusivamente el Producto Interior Bruto, los impuestos y la inversión pública es ser interesados y caraduras.

Anuncios

~ por Josemi en Martes 8 enero 08.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: