Sin tetas no hay paraíso o los carnavales adelantados

Voy a escribir sobre algo que nunca pensé que escribiría. Me lo pide el cuerpo tras haberle dedicado algún rato a seguir la polémica a cuenta de la protesta del Ayuntamiento de Las Palmas por la serie de Telecinco Sin tetas no hay paraíso. No tengo demasiado claro que un ayuntamiento tenga que dedicarse a un asunto que en principio no le atañe directamente como institución ni a los vecinos que representa. Si pensamos que las instituciones públicas deben velar porque los derechos individuales y/o colectivos no sean atacados o mermados, en este caso concreto, parecería más razonable que el encargado de ejercitar tal protesta fuera el Instituto de la Mujer, que, hasta donde yo sé, no ha dicho nada sobre el asunto. No he visto sino una parte del primer capítulo. Aunque soy bastante teléfilo, o precisamente por eso, prefiero centrarme en la ficción estadounidense, bastante más original que la española. No puedo hablar desde el conocimiento profundo del “producto” como diría Risto Mejide ni aspiro a ello. Sin embargo, desde el conocimiento general del tratamiento que sobre la mujer y las relaciones de pareja hace dicha cadena, me atrevo a afirmar que el enfoque rozará lo denigrante. Son buenos ejemplos de este enfoque Aquí hay tomate y Escenas de matrimonio. Por lo visto, estamos ante un remake de una serie colombiana que ya causó bastante polémica en su país a raíz de las críticas desde sectores feministas. No me extraña. Por otro lado, la respuesta de Telecinco al Ayuntamiento de Las Palmas rezuma chulería, hipocresía y golpes bajos. Se ataca a un ayuntamiento poniendo como ejemplo de lo que éste critica su fiesta más importante, el carnaval. Sin embargo, el carnaval es, entre otras cosas, una explosión de sensualidad y erotismo. Algo con lo que casa muy bien la Gala de la Reina –donde, por cierto, se premia un disfraz, no el cuerpo de la modelo-, pero mucho más lo que sucede en la calle en el Coso, la Cabalgata, los Mogollones, La Piñata,… Precisamente es la ciudad grancanaria la pionera en celebrar la Gala Drag Queen, que abunda en la línea de hacer del carnaval una fiesta transgresora y que derribe prejuicios. Telecinco ha participado en numerosas ocasiones de todo ello sin erigirse en guardiana de la moral y defensora de la necesidad de una gala de “Rey del carnaval”. Entre otras cosas, somos los canarios quienes decidimos qué carnavales queremos tener. ¿Qué les molesta ahora? Hay concursos de disfraces masculinos, algo que Telecinco parece desconocer, y no levantan ni de lejos las pasiones ni el interés que sí levantan los otros actos. Telecinco nunca los ha retransmitido, obviamente. Debe ser que les interesan más los “cuerpos de mujer semidesnudos”. En fin, creo que todo el asunto es un pequeño gran despropósito. La serie es una porquería, el Ayuntamiento se metió donde no lo llamaron y todo este barullo no creo que ayude demasiado a conseguir la igualdad en la sociedad sino a aparentar lo que no se es, algo muy en consonancia con el carnaval.

Anuncios

~ por Josemi en Lunes 14 enero 08.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: