Por qué votaré

Hoy me llevé una agradable sorpresa. Les cuento. En mitad de un viaje en guagua, en uno de esos periódicos tan malos que ni siquiera cobran por ellos, encuentro un artículo de Pascual Maragall. Su título, “Por qué votaré”. Confieso antes que nada que la figura del político catalán siempre me ha producido simpatía, cierta simpatía al menos. Ha sido durante toda su carrera lo que en la cultura política anglosajona se llama un “maverick” o como diríamos en Canarias una cabra guanil. Una persona que ha expresado en todo momento una opinión distinta y clara en el plúmbeo panorama español y catalán, aunque entre los bienpensantes de sus filas no hiciera demasiada gracia. Su catalanismo honesto y consecuente hizo que lo arrinconaran desde Ferraz, donde han preferido una dirección del PSC más teledirigible, más sucursalizable y perdón por los neologismos. A mí una trayectoria así me gusta, más allá de que coincida en cada uno de sus planteamientos, que no lo hago. El artículo desvela algo poco conocido. Hace ya algún tiempo Maragall registró un partido –el Partit Català d’Europa- y hoy decidirá junto a sus amigos (sic) si se presentan el 9 de marzo. No voy a destriparles el texto para que se lo lean. Sí compartiré con ustedes la envidia sana que me produjo la altura y el vuelo de la reflexión de Maragall, algo que me encantaría que se diera en Canarias para las próximas elecciones. ¿No estaría bien que los políticos canarios se plantearan en voz alta qué tipo de país queremos? Sin embargo, además de con el bajo nivel del debate político en las islas, mucho me temo que nos tendremos que conformar con los famosos anexos del Partido Popular y el Partido Socialista Canario –convenientemente teledirigidos desde la central-, el compadreo impresentable de Coalición Canaria –que ya está reculando puesto que ve a ZP de presidente otros cuatro años y el aislamiento los está secando- y Nueva Canarias-Centro Canario Nacionalista, más interesados en torpedear a la Coca que en construir una alternativa progresista desde el nacionalismo –claro que no se le pueden pedir peras al olmo-. Insisto, no coincido con algunas de las ideas que plantea; dejo para otro día las implicaciones que esta iniciativa tenga. Es pura envidia sana lo que me lleva a escribir esta entrada. Lean el artículo de Maragall y ya me dirán.

Anuncios

~ por Josemi en Jueves 31 enero 08.

9 comentarios to “Por qué votaré”

  1. NO COMENTS

    XD

    Siempre asombrando al público

  2. Hace tiempo que sigo tus artículos, tus comentarios me parecen excelentes.
    Saludos

  3. Muchas gracias a ambos por los ánimos. Son bienvenidos. Saludos.

  4. -¿La independencia es un camino?
    -No. No es que no sea posible, es que no tiene contenido, significación ni posibilidad importante. Es jugar en un tablero donde no está jugando nadie. Es un problema que tiene otras soluciones [Pasqual Maragall]

  5. Hola.

    La verdad es que a mi Maragall me maravilló allá por los años 90, con su Barcelona olímpica y cosmopolita… pero aunque es de agradecer el tono de autocrítica de su artículo, no veo por ningún lado que nombre el mayor fiasco del final de su carrera como político: un Estatut que supuestamente TODOS los catalanes perseguían… y que no fueron a refrendar ni el 50%.

    Saludos

  6. A ver si esta vez me deja publicar…

    Decía ayer que Maragall me encandiló con su Barcelona olímpica y cosmopolita de los 90, pero en estos últimos años me ha defraudado al intentar colar un Estatut que supuestamente TODOS los catalanes venían reclamando y que finalmente no fue refrendado ni por el 50% de la población.

    Echo de menos en su artículo ese “auto-tirón de orejas” a su gestión como President al haber precipitado un papel que a todas luces estaba hecho de espaldas a la gente.

    Saludos

  7. Maulets, gracias por la cita, que me parece muy sugerente. Se me antoja que quizás pueda haber diferentes soluciones para el problema y que los archipiélagos alejados de la metrópoli jugamos a un juego diferente al que juegan las comunidades “históricas”. Bigpigmig, mi artículo no pretendía hacer una glosa sobre una carrera política tan dilatada como la de Maragall. El problema de la ratificación de los referéndums en los Estatutos y la participación en las urnas no es exclusivo del Estatut. Y todo el proceso previo me pareció muy amplio y participativo. Parece lógico que uno “venda” un proyecto al alza y no a la baja, ¿no?

    Saludos y gracias por pasarse.

  8. Hola. Es la primera vez que me paso por esta página y, la verdad, me está gustando.

    Creo que la entrevista a Maragall transmite la pasión de un animal político. Un hombre que se deja la piel en este terreno. Como político, me parece un hombre muy interesante, desde luego.

    Luego, en Cataluña hay debate político con mayúscula. En Canarias nos intentan hurtar ese debate. En mi opinión, la blogosfera y algunas publicaciones digitales le han tomado la delantera a los medios de comunicación (¿manipulación?) tradicionales, que están al servicio de intereses muy concretos; se disfrazan de neutrales y lanzan cada campaña de propaganda…

    Bueno, un saludo.

  9. En mi opinión, también es responsabilidad nuestra no dejarnos hurtar ese debate y ahí puede jugar un papel muy importante la Red 2.0. Saludos y gracias por pasarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: