¿Otra economía posible?

Si me preguntan quien ganó ayer el debate Solbes-Pizarro, no dudo un segundo en la respuesta: la economía liberal. No afirmo que Solbes y Pizarro representen exactamente lo mismo en términos, por ejemplo, presupuestarios o de contención del gasto o de prioridades en cuanto al superávit. Huyo de las simplificaciones todo lo que puedo. Sin embargo, sí que se mueven en coordenadas parecidas, como no podía ser de otra manera. A nivel global los debates sobre economía llevan décadas muertos y se reducen a qué hacer con el dinero que tenemos: lo devolvemos a los ciudadanos o lo dedicamos a políticas sociales. Y no están demasiado claras las fronteras entre ambos terrenos. Es el PSOE quien acaba de aprobar la famosa devolución de los 400 euros, en una línea muy coincidente con las últimas decisiones de la Administración Bush. La connivencia del PSOE con los gigantes de la economía española es conocida por todos. El PP también puso en marcha políticas de carácter social, aunque bastante timoratas. El actual sistema de pensiones y el consenso en el que se basa nos viene de la época Aznar. En Canarias, las mayores coincidencias entre las trillizas CC-PP-PSOE se han dado en el plano económico, como por ejemplo en la reforma del REF. No estoy diciendo que todos sean iguales: hay matices, detalles,… -los aspectos fiscales del programa de Nueva Canarias tienen interés a mi juicio- pero a nivel macroeconómico, desde que el liberal Keynes suministrara a la izquierda democrática occidental el paradigma político-económico para el siglo XX y parte del XXI, no parece haber capacidad de imaginar “otra economía posible”. Queda claro que no me refiero a los auténticos fracasos de Cuba y Corea del Norte. Las grandes fortunas aumentan en la Venezuela de Chávez como nunca. Y si lo que me ofrecen es los niveles de explotación laboral y salarial de “la China comunista”, a un ritmo de crecimiento de la economía trepidante, pero combinado con un país constantemente al borde del desastre ambiental y sin derechos humanos,… ¡virgencita, que me quede como estoy! Pero es que éste es el panorama que uno encuentra también, salvando las distancias, entre laboristas y conservadores en Gran Bretaña, a la gresca a ver quién es más liberal, por no hablar de la noqueada izquierda francesa post-Sarkozy, que no tiene un discurso que oponer a un Sarkozy que está haciendo lo que ellos quisieron y no pudieron o supieron. No quiero contagiar pesimismo pero, o asumimos pronto lo que hay, o no habrá arsenal de ideas y esfuerzos para imaginar “otro mundo posible”.

Anuncios

~ por Josemi en Viernes 22 febrero 08.

3 comentarios to “¿Otra economía posible?”

  1. Creo que empiezas bien. Pero al final te conviertes en vícitima de aquellos que tu mismo críticas y nos vienes a decir que no hay alternativa. Muy ligero tu análisis sobre las realidades cubana, china y venezolana y sobre la izquierda francesa que alegramente etiquetas de “noqueada”. La alternativa se está construyendo con la lucha y también con los fracasos del dia a dia.

  2. deje mal mi direecció:
    http://apuigsole.blogspot.com

  3. Nos quedamos con las ganas de conocer cuál es esa economía alternativa y en qué país se aplica. Hubiera sido una buena forma de contrarrestar tanta alegría y ligereza por mi parte. En cualquier caso, gracias por pasarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: