Venganza de género. Microrrelato

Se aseguró de estar todavía allí cuando el cavernícola despertara. No dejaría pasar un segundo sin que el que la humillaba llamándola dinosaurio, la viera frente a sí, erguida, decidida, armada,… su primera y última visión, su única imagen, en aquel fugacísimo viaje entre el sueño y la vigilia, entre la vida y la muerte. Esta vez nadie vendría en su auxilio. Ni siquiera Monterroso.

Anuncios

~ por Josemi en Sábado 26 abril 08.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: