Una mañana radiofónica

Como por circunstancias ajenas a mi voluntad no he trabajado ni ayer ni hoy, me he dedicado a otros menesteres. Unos de carácter profesional pero otros de carácter más lúdico: he vuelto por ejemplo a descubrir la radio canaria con la que crecí, esta vez en las ondas de Canarias Ahora Radio. Cambian los nombres y las circunstancias, cambia sobre todo el medio, ahora que gobierna la todopoderosa Internet, pero no cambia esa forma de comunicación tan cercana y familiar, por la cual ahora desde el ordenador me llega ese acento sonoro y hasta sentimental. Empecé la mañana con los personajes de Calero, que dicen que vive en Madrid ahora. Otro exiliado. Algún día escribiré acerca de la “nueva emigración canaria”. Nada se puede añadir a la admirable técnica del humorista grancanario ni a su humor fresco, espontáneo pero a la vez tan inserto en nuestra micromemoria histórica de tertulias y visitas obligadas de parientes mayores. Mientras seguía con mis labores, me enganché a la entrevista a Manuel Lobo, el único representante de Coalición Canaria, en el Cabildo de Gran Canaria. Lo encontré ágil, astuto,… se escapaba siempre de las encerronas del hábil Juan García Luján que, sin embargo, no le preguntó, a cuenta de la “marginación mediática” que por lo visto sufre Coalición en la isla redonda, si considera la Radio Televisión Autonómica Canaria un medio de comunicación independiente. Supongo que todos llevamos dentro, además de un seleccionador de fútbol, un entrevistador. Sin embargo, el plato fuerte de la mañana radiofónica fue sin duda la entrevista a Magdalena Rouco, la ya archifamosa sobrina del Cardenal Rouco Varela. Sinceramente, creo que a la Iglesia le ha salido un problema. No es que vaya a caer el Vaticano, pero sí puede llegar a ser un incordio el que salga a la plaza pública una voz insistente y clara que denuncie la hipocresía del más alto cargo de la Iglesia en España, martillo de herejes que no compartan su exclusiva visión de la familia y, por cierto, siempre mencionado como papable. Lo que no me gustó fue ese constante y facilón juego de palabras con el nombre de la sobrina en cuestión y María de Magdala, la prostituta del evangelio. Al fin y al cabo, Magdalena Rouco no se ha prostituido, ni real ni metafóricamente. Independientemente del juicio ético que cada cual tenga sobre la prostitución, esta persona únicamente ha accedido, suponemos que por una cantidad de dinero, a dejarse fotografiar sin alguna prenda de ropa. No sé si será pecado pero desde luego no es delito y, de paso, me resulta de más interés lo que Magdalena tenga que decir que lo que tenga que enseñar. Que es otra cosa buena que tiene la radio: no te puedes distraer con las imágenes.

Anuncios

~ por Josemi en Martes 6 mayo 08.

6 comentarios to “Una mañana radiofónica”

  1. Internet es una maravilla. Desde mi casa, en el barrio de San Roque, en Las Palmas, cumplo con uno de mis rituales casi diarios: entro en Canarias Nación y me encuentro que el colega Josemi habla de su mañana radiofónica, y en esa mañana contó con la compañía de la voz de un servidor, desde el micrófono en el Sebadal a la casa de Josemi en Madrid, no imaginaba yo vivir ese privilegio. Me alegro mucho. Y dos pequeñas aclaraciones: mis alusiones a la Magdalena bíblica fueron a la mujer “adúltera” no a la prostituta. En cualquier caso nunca en tono inquisidor ni hacia la adúltera, ni la prostituta ni a la nudista sobrina de Rouco. Es verdad que la canción de Sabina que puse habla de la Magdalena prostituta, pero fue un juego de palabras como recurso radiofónico musical y es que la canción es muy bonita. De acuerdo contigo en que Lobo estuvo muy astuto. Un abrazo desde San Roque. Juan G. Luján

  2. Gracias, Juan, por pasarte. Y por el matiz, que es importante. No me refería tanto a nada que tú hubieras dicho -aunque sí a la canción- como a algunas intervenciones de la tertulia posterior. Por ejemplo, he leído tu columna sobre el asunto a posteriori. La canción es preciosa, es verdad, aunque prefiero más la versión de Pablo Milanés, en “Pablo Querido”. Y efectivamente habla de una prostituta. Pero es que, a juzgar por las declaraciones de la propia Magdalena Rouco, y sus palabras me merecen tanto crédito como las de cualquiera, tampoco es una “adúltera” -independientemente del juicio ético que cada cual tenga sobre el adulterio. Su declaración pública de amor por su marido fue lo más bonito de la mañana radiofónica. Algo de lo que seguramente nos moriríamos de vergüenza la mayoría de mortales si tuviéramos que hacer. Me pareció una persona inteligente, segura de sí misma, con las ideas claras,… Y como estoy seguro de que los sectores más reaccionarios de la Iglesia aprovecharán cualquier subterfugio para desprestigiarla, no me gustó lo de la comparación con la Magdalena, ni la adúltera ni la prostituta,…. por no darle armas al enemigo. En cualquier caso, no es sino una observación en toda una mañana de palabras, sonidos, canciones,… agradabilísima. Un fuerte abrazo para usted también, Josemi

  3. Hola, creo que tu post da pié a equivocación… posar desnuda, está claro, no es delito, pero te recuerdo que la prostitución tampoco. Más allá de eso, ¿qué es tan horrible en el hecho de que se haga un juego de palabras con la Magdalena? esa figura lo que demuestra es precisamente que es falsa la visión de la mala mujer-prostituta y lo revierte a la “buena mujer” que, además, es prostituta. Para un ejemplo no peyorativo que hay en esta sociedad tan excluyente, sería agradable que no saltasen las alarmas sólo por una referencia. Entiendo que no quieres entrar a discutir sobre la prostitución al incluir lo de “Independientemente del juicio ético que cada cual tenga sobre la prostitución” pero tratarlo dentro de la categoría de lo insultante, resulta, seguro que sin quererlo, ya de por sí ofensivo.

    Desde luego a mi no me importaría en absoluto que se hiciese referencia a la Magdalena de la canción para referirse a mi,… quizás igual que no me importaría que me comparasen con una limpiadora, con una fontanera, con una abogada………….
    Gracias por el blog 😉

  4. Efectivamente, lo grande de internet es que nos permite a los canarios de la diáspora seguir en contacto casi instantáneo con nuestros amigos, familiares y con las noticias que se generan desde nuestra tierra…

    No voy a entrar en el tema de Magdalena Rouco, cada uno hace con su cuerpo lo que quiera….y en este caso, sólo decir que “la pibita está tremenda”

    Pero sí que has planteado un tema que me parece interesante, el de la nueva emigración canaria hacia la Metrópoli, aquella gaviota en Madrid que cantaba Caco Senante…si haces alguna entrada sobre este tema, estaré encantado de aportar mi granito de arena.

    Saluditos y…¡Sáhara Libre!

  5. El asunto, Sara, es que en el Evangelio la “mala mujer” pasa a ser buena cuando deja de ser prostituta o adúltera -según las interpretaciones- y sigue a Jesús, que lidera el bando de los buenos. Según la Biblia, no se puede ser buena y prostituta al mismo tiempo: una condición excluye la otra. Y ésa es la interpretación mayoritaria que, explícita o implícitamente, se da en nuestra sociedad, también en los comentarios de algunos de los tertulianos de ayer, que es a lo que me refiero. Sabiendo como sé perfectamente que la prostitución no es delito, celebro que a ti, personalmente, no te moleste la identificación. Sin embargo, creo que no me equivoco si digo que a algunos -especialmente la Iglesia- esa identificación les viene muy bien para seguir atormentando conciencias. No digo que nadie ayer voluntariamente se sumara a eso, ni muchísimo menos, pero sí que hay cierto sustrato a la hora de equiparar prostitución con algo intrínsecamente negativo y el que haya gente que no lo vea así, no oculta el hecho de que se utilice así. Y otra cosa importante: más allá de las interpretaciones, esta chica no es prostituta ni adúltera, por lo que ella dijo. Y en su intervención dejó claro que para nada se consideraba equiparable a la figura de María de Magdala, de lo cual deduzco -aún a riesgo de equivocarme- que tiene una visión acerca del asunto bastante parecida a la digamos convencional. Luego en un contexto donde no se considera que ser prostituta sea igual que ser fontanera o abogada, la sola mención de la prostitución es recibida como algo negativo. Eso es algo que yo creo que tenemos que respetar, “independientemente del juicio que tengamos sobre la prostitución”. En el fondo, yo lo único que trataba de decir, antes de enrollarme tanto, es que esa mención estaba de más. Si la chica se llamara Tania, ¿se hubiera hecho el paralelismo? ¿Y si en vez de sobrina fuera sobrino? Gracias por pasarte.

  6. Definitivamente, Fofo, escribiré esa entrada acerca de la “neuva emigración canaria”. Y tus aportaciones son bienvenidas, como siempre. Salud¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: