Salman, el conjurador

Hoy quiero hablarles de literatura. Me alejo momentáneamente de las miserias de la política canaria –que sobre todo son las miserias de los políticos canarios- para adentrarme en un terreno que, aunque no conozco bien, siempre me llama. Hago esto llevado por la lectura de una noticia que me ha llenado de satisfacción: la elección de Salman Rushdie y su novela Hijos de la medianoche como el mejor premio Booker de todos los tiempos. Es necesario hacer unas cuantas distinciones previas o nos enredaremos. En primer lugar, me parece que no hay que confundir los premios, los convites, el boato,… que suelen rodear a la literatura con la literatura en sí misma. Aunque sea obvio decirlo, son cosas bien diferentes. Por otro lado, cuando los periodistas usan la expresión “todos los tiempos”, en realidad se refieren a los cuarenta años en que el premio Booker ha existido. Finalmente, tengo serias dudas de que los ocho mil votantes –no entraré en el asunto de la representatividad de la “muestra”- hayan leído las cuarenta novelas premiadas como para decir que Hijos de la medianoche es la mejor. Ésta es la fanfarria que, como a tantas otras cosas serias últimamente, rodea a la literatura. Aparte de esto,  en mi opinión Salman Rushdie es uno de los mejores escritores vivos, de entre los que yo conozco, obviamente. Suelo compararlo y decir de él que es “el García Márquez de las letras anglosajonas” y merece ser mejor conocido –aún más- entre los lectores hispanos. Saltó a la fama –esa odiosa compañera de la popularidad- cuando el iluminado Jomeini dictó una fatua contra el escritor anglo-indio, pues hallaba determinados pasajes de su novela Versos satánicos ofensivos con el Islam. Lejos de achantarse, Rushdie se negó a rectificar o modificar su obra y pasó varios años escondido, protegido por las autoridades inglesas, ante la posibilidad de ser víctima de algún atentado extremista. Más allá de esta nota biográfica, es su peculiar “realismo mágico” indio el que nos debe interesar. La novela premiada en esta ocasión –que ya lo fue en 1981- constituye el relato de una saga familiar que, desde la independencia de la India hasta nuestros días, recoge la historia de un país, una sociedad, infinidad de culturas,… con devoción no exenta de crítica, que es como se debe demostrar el amor verdadero. Rushdie, con una prosa soberbia, crea en sus novelas arquetipos que nos muestran la complejidad de un mundo, una cosmogonía que sólo un observador participante como él puede captar en su totalidad. Sus personajes son inspiradores, las situaciones, reveladoras,… todo en su obra significa de tal forma que leer a Rushdie es a la vez viajar y aprender. Siendo como es un indio educado en Inglaterra, está a caballo entre ambos mundos, algo que se deja sentir perfectamente en su obra y le dota de una visión externa a la vez que interna aventajadísima. Sin embargo, otros que compartían esta mirada, como Kipling, usaron la misma para fundamentar el imperialismo. Nada de esto encontraremos en Rushdie, empeñado en la modernización de la India, en un progreso que no signifique traicionarse a sí misma. Quienes quieran compartir esta mirada deben leer no sólo Hijos de la medianoche sino también la alegoría paquistaní Vergüenza o la fantasía infantil Haroun y el mar de las historias, una lectura moderna india de Las Mil y Una Noches.  Para adentrarse en historias actuales sobre ciudadanos indios en la época de la globalización, lean Furia o Shalimar, el payaso. Y, en cualquier caso, si me permiten una recomendación, adéntrense este verano en la lectura de la prosa de Rushdie con ojos de niño o explorador, como quien viaja a tierra incógnita para que descubran que el buen novelista –y Rushdie lo es soberbio- es capaz de conjurar pasado, presente y futuro ante nuestros atónitos ojos sin que el encanto del hechizo acabe con la última página del libro. A mí aún me dura.

Anuncios

~ por Josemi en Viernes 11 julio 08.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: