La guagua y la guerra

Navegando por Planeta Canarias llego hasta El infierno es aquí, que a su vez me remite al último post de Escolar: “La guagua también quiere guerra”. Aunque les invito a leerlo por completo, les adelanto que no tiene nada que ver con la posibilidad de huelga en la empresa Guaguas Municipales, sino que anda el hombre preocupado con el asunto de la defensa del español, esa lengua perseguida y amenazada, al borde de la extinción, a decir de Fernando Savater y los Cien Mil Hijos de San Luis. Una vez hayan leído dicha entrada, convendrán conmigo en la urgente necesidad de eliminar todo canarismo de letreros, carteles, luminosos, escaparates, cartas de restaurante, etc. no vaya a ser que el señor Escolar no los entienda y nos deje de visitar. De hecho, el próximo puente de julio -¿Santiago y cierra España?- me voy a París y creo que ya andan los parisinos poniendo a punto toda la cartelería no vaya a ser que yo, con mi torpe francés, no vaya a entender las indicaciones y demás textos. ¡Qué gran defensor ha encontrado la acorralada lengua española en el señor Escolar! ¡Cómo le agradecemos sus desvelos esos tipos simpáticos y con acento gracioso que somos los canarios!

 

Rectificación: Un lector amablemente me corrige y me hace ver que el post al que hago referencia no es de Escolar sino de un tal Enrique Bordes, alojado en escolar.net, por lo cual donde pone Señor Escolar, debiera poner Señor Bordes. Mis disculpas, gracias. 

 

Anuncios

~ por Josemi en Martes 15 julio 08.

7 comentarios to “La guagua y la guerra”

  1. Estimado Josemi,el post está escrito de manera totalmente irónica (es decir, pretendiendo decir justo lo contrario de lo que se expresa). La mención al acento gracioso de los canarios va en esa misma línea, yo mismo soy canario.

    Para aclarar más la intención, le sugiero que siga el primer enlace del post, que lleva a un vídeo delirante (éste sí, sin ironía alguna) de telemadrid.

    Un cordial saludo,

    Enrique

  2. Gracias por tu aclaración, estimado Enrique. Para serte sincero, cuesta captar la ironía. Debe ser que uno está quemado ya de tantos “muyayos y muyayas” y “aplatanaos” y no sé cuántos clichés más de corte peyorativo o ridiculizante. Te pido disculpas si te has podido sentir atacado con mi entrada. Si deseas que la retire, así lo haré, pero de momento la dejaré para que se pueda entender mejor la “polémica”.

    Un cordial saludo,

    Josemi

  3. No te preocupes Josemi, ofendido para nada y de retirar ni hablamos, que para eso estamos aquí hablando.

    Sí, es cierto que la ironía, leída al vuelo y sin detenerse a seguir los enlaces, se puede escapar. De todas maneras contaba con el contexto, el blog de Escolar . Además (está escondido, lo sé), reforcé el asunto añadiendo la etiqueta “humor”… de todos modos, es completamente comprensible que la cosa se te pase por alto.

    Hablar “en serio” del asunto me parecía una buena manera de desenmascarar la hipocresía de la derechona de Madrid. Esos tipos escandalizados porque un catalán rotule “Gelats” y luego entran sin despeinarse en una “Gelateria” italiana, o se ríen con lo gracioso que les resulta el cartel de “Estación de Guaguas”.

    ¡¡Saludos!!

  4. Hombre, yo me alegro de que se haya aclarado el asunto. La verdad, a mí también me costó cogerle la ironía a la entrada, quizá en parte porque veo que de mis compañeros catalanes algunos hacen chistes a costa de su modo de expresarse, pero sólo a sus espaldas. Sin embargo, yo he tenido que aguantar algún que otro “muyayo” o “ño, laguagua”, que se supone tengo que aceptar de buen humor porque soy muy simpático por ser canario y mi acento es gracioso; vamos, que es legítimo tomarme el pelo un poquito.
    Como no entiendo a qué viene ese cuidado con unos y esas confianzas con otros, va uno con la escopeta cargada.

    Saludos a los dos!

  5. Sí, es que el rollito este de ser el pájaro de colores de las colonias, exótico y demás, cansa un poco. Me alegro de haber aclarado el malentendido. Es usted bienvenido. Saludos a los dos también!

  6. Uffff!, gente, no saben las veces que cargado como un erizo le digo a la camarera metropolitana de turno:”¿me dejas una cervecita, por favor?”, y no tarda ni 3 segundos en espetarme: ¿te la dejo y luego me la devuelves o me la vas a pagar?”, y claro…intentar razonar con alguien en esa situación pseudoalcohólica que “dejar” para los canarios, no es sinónimo de “prestar” sino de “dar” resulta cuando menos complicado…un handicap lingüístico más que tenemos los isleños por estos lares…

    Saluditos.

  7. Hombre, Fofo, que tú te pides “los garimbazos” directamente así, sin traducción y es normal que las camareras lo flipen un poco, 😎 . Cuídese.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: