Liderazgos

Complicado asunto el de los liderazgos. Son inevitables. Hasta las organizaciones que se dicen más horizontales y que se entregan al asamblearismo contienen en su seno personas proclives –por aspiración personal, por capacidad o por ambas cosas- al liderazgo, la portavocía, etc. No es un mal exclusivo de los partidos políticos. Va en la condición humana y los colectivos sociales no escapan a esto que comento. Repasen ustedes los dirigentes de las organizaciones sociales que conocen (sindicales, ecologistas, feministas, etc.) y verán como prima la continuidad frente a la rotación y la alternancia, aunque suelan mantener un discurso pretendidamente alternativo. El asunto se complica aún más cuando los dirigentes hacen del proyecto, político o social, su medio de vida. Coalición Canaria anda reflexionando en términos parecidos. Digo parecidos porque no son exactamente iguales a los que propongo en estas líneas y seguramente dichas reflexiones estén más guiadas por el viejo principio de “quítate tú pa’ ponerme yo” que por un cuestionamiento sobre el poder, las relaciones con éste, el tiempo que uno debe pasar en según qué tareas,… Más bien se quejan de la ausencia de liderazgos claros que renueven a los anteriores, ya agotados. Y no es algo de lo que puedan decir PSOE y PP que están a salvo. El liderazgo autoritario de Soria está amenazado y algún día caerá, pues “torres más altas han caído”. El liderazgo ausente de López Aguilar tiene en su desinterés y su dedicación dominical su principal debilidad. El último almuerzo de los “críticos” en el Casino lagunero sirve como ejemplo de que no las tiene todas consigo el próximo líder socialista en Bruselas, y eso que buena parte de los comensales se supone que ya estaban de retirada de estos asuntos. Nueva Canarias padece también serios problemas de renovación, al seguir viviendo casi exclusivamente de una generación que comenzó a hacer política por los albores de la transición y que hoy raya en los cincuenta años. ¿Cómo mantener una actitud responsable y a la vez desapegada hacia el poder de tal forma que la política –institucional y social- no se convierta en una profesión vitalicia? No es fácil, pero las organizaciones políticas y sociales deben ponerse a la tarea de inventar soluciones si de verdad quieren presentarse como algo genuinamente diferente y alternativo a lo ya existente.

Anuncios

~ por Josemi en Lunes 4 agosto 08.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: