Socialista bueno, socialista malo

La vuelta del verano nos deja los avatares que rodean al próximo congreso del PSOE de Canarias como principal entretenimiento a quienes seguimos el día a día de la política canaria. Yendo al grano, diré que no comparto la tesis que defienden la mayoría de los columnistas canarios –filosocialistas muchos de ellos, por cierto- según la cual un idealista y esforzado López Aguilar lucha con denuedo dentro y fuera del partido contra quienes pactar con Coalición Canaria y cerrar el paso a la batalla contra la corrupción en las islas. Sintiéndolo mucho, soy de otra opinión. En primer lugar, no creo que el PSOE de Canarias sea ninguna garantía contra la corrupción, más allá del comportamiento individual de cada cual. No les abrumaré con ejemplos pero creo que en este asunto los tres partidos tienen bastante ropa sucia que lavar. Pienso que López Aguilar vino a Canarias contra su voluntad y que nunca ha tenido la más mínima intención de ocupar la Presidencia del Gobierno de Canarias. Detrás de su maximalismo verbal sólo se esconde su nula intención de hacer política en Canarias. Las islas son en su carrera un paso atrás y ser elegido presidente del Gobierno equivaldría a condenarlo al destierro de las colonias durante al menos cuatro años, algo que no entra en los planes de una persona de su preparación y capacidad. Otra cosa bien distinta es seguir siendo Secretario General, un cargo que tiene un peso relativo -no tanto como antes- en Ferraz. Se impone por tanto adoptar la única estrategia política que no le llevará nunca al Gobierno de Canarias –a no ser que se reforme la Ley Electoral-, esto es, la confrontación total con Coalición y el Partido Popular. Mayorías absolutas no va a haber en Canarias. López Aguilar es sobradamente inteligente para saberlo. Sólo quiénes estén dispuestos a pactar estarán en condiciones de llegar al Gobierno. Como dijera Bravo de Laguna, el juego político se reduce a “dos sillas y tres personas”. Luego, no estamos ante una división entre socialistas idealistas y honrados, por un lado, y socialistas veletas y abyectos, por otro. Diría más bien que lo que presenciamos es una confrontación entre quienes tienen una concepción pragmática de la política –que incluye la alianza con el adversario- y quienes hacen de su supuesto idealismo una herramienta para su supervivencia política. En último lugar, estarán aquellos sufridos militantes que creyeron que López Aguilar supondría una esperanza para los socialistas de las islas. Más allá de los intereses de algunos columnistas, pretende López Aguilar marcharse a Bruselas dejando a un virrey en Canarias y lo demás es, como dice la canción, teatro, puro teatro.

Anuncios

~ por Josemi en Viernes 5 septiembre 08.

2 comentarios to “Socialista bueno, socialista malo”

  1. Esta posición de virreynato no difiere mucho de la situación actual. Cierto es que muchos psocialistas consideran a López Aguilar como el referente en cuanto a izquierda, reformación y dignidad, pero… nada más cerca de la realidad (o idealidad?).
    Como dirían los tres bobos que juegan a la silla: ¡Show must go on!

  2. Un pronóstico: López Aguilar seguirá siendo secretario general pero el candidato del 2011 será de la cuerda de Saavedra. Y pactarán con quien haga falta. Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: