Subversión constitucional

Leo en La Provincia que en la Declaración Institucional del Parlamento de Canarias acerca de las editoriales del periódico tinerfeño El Día, además de los “ataques a la unidad de los canarios y la dignidad de la isla de Gran Canaria y sus ciudadanos, así como a las ideas xenófobas”, se rechaza “la incitación a la subversión del orden constitucional”. Vaya por delante que, como ya he expresado anteriormente, estoy de acuerdo en lo que a los dos primeros puntos esta declaración se refiere. Decir que soy escéptico con el recién adquirido independentismo de según qué personajes, es quedarse corto. En cuanto al tercero de los puntos en cuestión, tengo más dudas, sin embargo. Según el Diccionario de la Real Academia, “subversión” es la “acción y efecto de subvertir”, que, a su vez es equivalente a “trastornar, revolver, destruir, especialmente en lo moral”. No veo yo por qué alguien –un ciudadano, un partido, una asociación, un periódico, etc.- no puede tener entre sus objetivos el de liquidar un determinado orden constitucional porque entienda que éste tiene más de pernicioso que de beneficioso para una determinada sociedad. La Historia está llena de ejemplos de esto que digo, hoy comúnmente aceptados y hasta celebrados. En la actualidad, son bastantes los grupos de todo signo y carácter que trabajan con esta orientación, aunque, hay que decirlo, con escaso apoyo entre la población. Ahora bien, ¿qué sucede si es un medio de expresión mayoritario el que se apunta a la “subversión constitucional”?

 

Independientemente del juicio que cada cual pueda tener sobre el “orden constitucional español”, parece un argumento de profundo calado democrático el que puedan existir diversas opiniones al respecto, que forzosamente bascularán entre sus más ardientes defensores y sus más encendidos detractores. Como ni las constituciones ni los Estados ni casi nada es absolutamente inamovible en esta vida, resulta perfectamente legítimo que haya quien quiera cambiar, subvertir las cosas. La declaración que han firmado Sus Señorías no dice expresamente que no se puedan defender argumentos favorables a la subversión del actual “orden constitucional” pero sí destila un tufillo de “hasta aquí hemos llegado”, “con la Constitución hemos topado”. Y esto es lo que me hace pensar que, más allá de los ataques a Gran Canaria y el tinte declaradamente xenófobo de la línea editorial de El Día, éste pueda ser el verdadero argumento de fondo en todo este asunto. Cuando los argumentos a favor de la subversión del “orden constitucional” vienen de grupúsculos minoritarios, Sus Señorías ni se molestan. Cuando vienen del periódico más leído de las islas, eso es otra cosa.

Anuncios

~ por Josemi en Jueves 25 septiembre 08.

2 comentarios to “Subversión constitucional”

  1. De hecho, los editoriales de El Día hace tiempo que son racistas y xenófobos, sin que nadie se rasgara las vestiduras. No ha empezado el revuelo entre sus señorías hasta que comenzó la ópera bufa del nombre de Gran Canaria.

    Creo que una sociedad sana y democrática debe asentarse en el consenso. Para que haya consenso tiene que haber debate entre iguales, y para que haya debate entre iguales no puede haber temas prohibidos ni dogmas de fe ajenos al intercambio dialéctico. Los dogmas de fe no tiene cabida en democracia. Y sin embargo, para muchos la constitución parece ser dogma de fe. De lo cual extraigo que el concepto de democracia que albergan sus señorías no tiene una base muy sólida que digamos.
    Abrazos!

  2. Yo no lo hubiera dicho mejor. Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: