De salmones y hombres

El lector familiarizado con la literatura americana habrá apreciado los ecos steinbeckianos del título, sin embargo no quiero hablarles de las desventuras de dos desposeídos vagando por la América profunda de la Depresión. Antes bien, quiero hablarles de un sujeto que, cual salmón, viajó en la plenitud de su vida a su lugar de origen, si por ello más que el nacimiento de un río noruego entendemos una metáfora por el capital puro y duro. Nuestro salmón partió en buena compaña, desde las cálidas aguas del Atlántico norteafricano para remontar río arriba, superando toda suerte de dificultades en el camino a su cuna, hasta el lugar al que todos soñamos con volver, pero esta vez con el propósito de reproducirse en forma de 3.600 camas en Mogán. Creía el salmón que dicha expedición sólo podría tener como fin de viaje un intenso orgasmo productivo en el que desovar tanta cama, para acto seguido volver a las aguas atlánticas con la satisfacción del deber cumplido, así como algún que otro favor en el bolsillo. Sin embargo, a todo cerdo le llega su San Martín y a todo salmón, su Fiscalía Anticorrupción, según parece y hete aquí que nuestro salmón anda ahora en apuros. Debe saber que en el ciclo vital del salmón ahora le toca que le pesquen o morir flotando y así servir de engodo para otros peces.

Anuncios

~ por Josemi en Martes 7 octubre 08.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: